Representación e imagen de Felicitas Guerrero

Conversatorio sobre la representación e imagen de Felicitas Guerrero.

Ana María Cabrera es escritora y docente argentina. Graduada en Profesorado en Letras. Fue becada para realizar estudios de posgrado en Madrid. Investigó acerca de la mujer expresada a través del léxico de la moda en la Real Academia Española bajo la dirección del Secretario Académico Prof. Don Alonso Zamora Vicente. Se graduó de Master of Arts en la Universidad de California en Los Ángeles. Ha publicado numerosos libros, entre ellos Felicitas Guerrero, la mujer más hermosa de la República. Editorial Sudamericana 1998 – Editorial Emece – Planeta. Año 2009. Declarada de interés por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

Este conversatorio de Nekane Aramburu (NA) con Ana María Cabrera (AMC) ha sido desarrollado en el mes de abril de 2020.

(NA) Felicitas no es una santa popular en el sentido que conocemos en Latinoamérica sobre las canonizaciones populares. Pienso, y por eso la incluí en Santas, que su cuerpo victima de un feminicidio, es el de una mujer de la alta aristocracia porteña y en correspondencia tiene una iglesia con el nombre de una mártir de su mismo nombre y una leyenda de fantasmas (mas próximo a los relatos góticos). Lo espiritual del alma que muere violentamente trasciende en este caso de forma diferente a las mujeres de clase humilde. Sin embargo el patrón es el mismo respecto al culto a su memoria y la relación con los devotos que creen en su poder de interceder ante el mas allá o dios.

(AMC) En el Capítulo 10 “Aún” digo: “En memoria de la viuda de Álzaga la iglesia llevaría el nombre Santa Felicitas en honor a dos mártires. Una de ellas había vivido en los tiempos de la cristiandad. Según San Gregorio, antes de ser sacrificada esta mujer fue obligada a presenciar el asesinato de sus siete hijos. La otra santa había vivido en tiempos de Valeriano. En el año 256, embarazada de ocho meses, había sido entregada en el anfiteatro a la voracidad de los leopardos. El sufrimiento de mujeres y madres las unía a Felicitas Guerrero.” Recordemos que Felicitas perdió a un hijo de tres años, víctima de la fiebre amarilla, y a los pocos meses, en marzo de 1870, nació y murió el mismo día su segundo hijo.

(NA) Ambas buscamos no quedarnos en la anécdotas o historias vinculadas a la biografía. Hay tantas posibles versiones como puntos de vista de cada uno de los agentes implicados mientras Felicitas estaba en vida. Con todo hay una cuestión que emana de esta mujer avanzada: tomaba decisiones en el campo de los negociaciones y sobre su vida. ¿Hasta que punto crees que fue una mujer libre?

(AMC) Felicitas Guerrero trabajó en la administración de sus campos. Pero la sociedad machista la ocultó hasta que en el verano de 1997 de casualidad descubrí cartas que transcribo en mi libro donde le dice a su hermano cuándo vender tropilla, cómo trabajar los saladeros. Durante 126 años se ocultó ese dato. Quedando su hermano, Carlos Francisco Guerrero como el pionero.
Por otra parte, fue una mujer libre, avanzada para su época cuando quiso entrevistarse sin protección con el insistente Enrique Ocampo para decirle a solas y con la serenidad de quien se siente segura de sí misma: No. Ese No le costó la vida.


(NA) Hay pocos documentos gráficos que nos permitan descodificar la genealogía y evolución de estas personas. Las fotografías de su padre y su madre, nos hacen intuir a un tipo severo por una parte y una dama afable por otra.

(AMC) Hombre severo versus dama afable era el estereotipo de la época. Así aparecían en la mayoría de las imágenes de aquel momento. Era lo que la sociedad requería. Pero me pregunto, ¿Seguiría siendo así en la realidad cotidiana y puertas adentro de la casa?

(NA) El grupo escultórico a la entrada de la iglesia donde Felicitas está con su hijo, es una imagen plenamente idealizada. Nos recuerda al rastro de gestos que han trascendido, se produce una traslación casi neoplatónica de la relación madre-hijo. Una idealización propia de la estatuaria clásica que ya de por sí se genera con la representación de un mito. Cuando el mito se sitúa a la entrada de la iglesia como es éste el caso (justo enfrente a la del esposo Martín de Álzaga) la sacraliza aunque no fuera el fin primero en la construcción de la iglesia.
El grupo escultórico del Vaticano de La Pietá es un gesto más dramático que esta escena costumbrista pero una y otra imagen representan esta interacción entre madre e hijo con una trascendencia metafórica. ¿Podríamos hablar sobre ello, sobre la estatuaria clásica y como se utiliza la escultura como una forma de inmortalidad, pero también como un icono de veneración?

(AMC) Ante todo debo decir que es realmente importante resaltar que tanto la imagen de Felicitas y su hijo como la de Álzaga se encuentran entre la calle y el templo propiamente dicho, es un espacio intermedio ya que no se trata de santos. Es hermosa y con una dulzura indescriptible. Ella con un vestido espléndido que invita a tocar y frente a ella su marido, escultura que emana protección paternal.

(NA) Analicemos una de las pocas imágenes que han trascendido de Felicitas Guerrero de Álzaga. Mujer morena peinada con raya en medio según los cánones de la época, ojos claros algo acuosos. La mirada parece líquida.

(AMC) No estoy segura de los ojos claros. Pensemos que su padre era andaluz moreno. Muy buen mozo.

(NA) Ellen Hendi, del Museo de Santa Felicitas me comenta que en las visitas guiadas viendo la pintura donde ella aparece como viuda, los adolescentes se mofan de que fuera : la mujer más bella de la República. Los cánones y estereotipos son tan variables como la indumentaria. Se viste de negro por el luto, quizás parece mas mayor de la edad que tiene. ¿Qué opinas?

(AMC) Mirando los grabados de los padres es muy probable que fuera muy hermosa. En cuanto a la gordura, ustedes saben mucho más que yo sobre cuerpos, el ideal de belleza cambia con las épocas. Yo leí cartas de la época donde decían está linda, blanca y gordita.
En cuanto a lo que decían de ella. Por un lado, según el poeta argentino Carlos Guido Spano, ella era la Mujer más hermosa de la República y los cronistas (periodistas de la época la llamaban “la joya de los salones porteños”. Pero no. Ella fue nuestra primera estanciera.

(NA) En el cuadro la expresión es de serenidad. Judith Butler la escritora feminista apunta en sus escritos a análisis de identidad personal, los límites de la autonomía sexual, el reglamento de género, las relaciones entre lenguaje y poder, los problemas de la identificación dentro de los esquemas de la sociedad patriarcal, las inscripciones corporales y sus subversiones así como la cuestión de la transformación social. Visto desde esta perspectiva ambos retratos son una especie de acto performativo donde parece que ella acata las normas del momento pero sin aceptarlas realmente.
En mi opinión, su cuerpo se utilizó para ocultar la astucia, el intelecto y su autoridad.

(AMC) Es hermosa y ya está. No indaguemos más. A ver si se descubre que detrás de una imagen bella está una mujer con gran capacidad. Capaz de competir con el hombre. Ojalá que hombre y mujer nos demos la mano para construir un mundo mejor.

(NA) Ana María, ¿donde viste ese cuadro por primera vez?, ¿que códigos sociales te evoca?

(AMC) Lo ví en la Estancia San Carlos de Josefina Guerrero, sobrina nieta de Felicitas, en la localidad de Domselaar, provincia de Buenos Aires.
La familia, la sociedad prefirió hacer desaparecer todo lo de Felicitas. Me costó mucho conseguir los elementos que obtuve por los familiares de ella. A quienes les estoy muy agradecida. Yo accedí a colocarle la frase de Carlos Guido Spano como subtítulo del libro porque creo que su belleza quedó derramada sobre los campos argentinos y nuestras playas tan hermosas, como Pinamar, Cariló, Valeria del Mar y muchas más. Durante muchos años tuve una columna periodística a la que llamé “La tierra es Mujer” por Felicitas Guerrero.

Este conversatorio es un diálogo previo de introducción que forma parte de las actividades a desarrollar en relación al estudio sobre la representación de las Santas populares en Latinoamérica abordando diferentes cuestiones sobre la representación del cuerpo de la mujer, el feminismo, la violencia, el erotismo y la mística.

Ana María Cabrera
@edicionesfelicitas
anamcabrera23@gmail.com